LA TROMPA
Historia

Mi actual instrumento: una trompa simple en Sib. La trompa, como la trompeta, surgió de una larga tradición de instrumentos de llamada que se remontan incluso más allá de las civilizaciones de Grecia y Roma. La utilización musical del instrumento no comenzó, sin embargo, hasta finales del siglo XVII, después de que se asociara a la vida cortesana y a las cacerías reales a caballo. Las llamadas y fanfarrias de la trompa devinieron cada vez más musicales en las lujosas cacerías de las cortes francesas y el conde Franz Anton Sporck (1662-1738) las transplantó a las cortes bohemias (austriacas) hacia 1681. Allí, debido a la riqueza de Sporck y a su amor por la caza y por la música, la Waldhorn o trompa del bosque se utilizó cada vez más en veladas musicales en recintos cerrados.

Los constructores de instrumentos de Viena, especialmente los hermanos Leichamschneider, comenzaron a fabricar trompas en Fa y tonillos para otras tonalidades en la primera década del siglo XVIII. Antes de mediados de siglo, las trompas alemanas y austriacas se equipararon a menudo con un tonillo maestro ahusado y cuatro o más tonillos cilíndricos o acopladores colocados entre el tonillo maestro y la trompa, ya fuera separada o cnojuntamente, para proporcionar las tonalidades que se necesitaban con más frecuencia.

Durante este período, los trompistas bohemios y austriacos -especialmente en Viena, Praga y Dresde- establecieron la tesitura y las posibilidades técnicas de la trompa dentro de límites muy cercanos a los que se conocen hoy en día. La técnica de las notas tapadas con la mano (cerrando parcial o completamente el pabellón con la mano derecha) se desarrolló como una técnica para afinar y para conseguir notas que no eran obtenibles en la serie natural. Anton Hoseph Hampl de Dresde fue probablemente uno de los primeros en dar noticia públicamente de esta técnica hacia 1760. A Hampl también se le atribuye la invención de los tonillos centrales, unidos por medio de una bomba, lo que permite una posición de la boquilla permanente y más adecuada para las notas tapadas con la mano. Johann Werner de Dresde fue el primero que construyó instrumentos con este sistema de tonillos para Hampl. La utilización de este tipo de instrumento, denominado la Inventionshorn, se extendió rápidamente por todo el Continente.

Antes de 1800 aparecieron otros dos tipos de trompa de mano con tonillos. En Austria, Alemania y Francia se construyeron trompas para su empleo dentro de la orquesta. Contaban con tonillos terminales independientes para el espectro completo de tonalidades de la trompa (Sib contralto, La, Sol, Fa, Mi, Mib, Re, Do) y un acoplador para el Sib bajo. Los tonillos terminales se ahusaban a partir de la boquilla y evitaban las cantidades adicionales de tubos cilíndricos necesarios cuando se incorporaban acopladores entre un tonillo terminal o maestro y el resto de la trompa, o cuando se añadían los tonillos centrales de la Inventionshorn. Se conservó una bomba central para facilitar la afinación. En 1780, Joseph Raoux y su hijo Lucien-Joseqh, ambos de París, sacaron a la luz su cor-solo a partir de las ideas de Carl Thürrschmidt. Se consiguieron curvas menos abruptas y una mayor fuerza en los tonillos centrales de la Inventionshorn al cruzar los ramales justo antes de la corredera. Estas trompas, construidas para el solista, contaban únicamente con cinco tonillos: Sol, Fa, Mi, Mib y Re.

Trompa doble en Fa/Sib El siglo XIX fue testigo de la invención de la válvula y de su aplicación a la trompa. Aunque la trompa fue uno de los primeros instrumentos provistos de válvulas por los inventores Stözel y Blühmel, pasaron varios años antes de que los refinamientos constructivos hicieran que la válvula resultara práctica y aceptable para los trompistas. El intento de dotar a la trompa de una manera cómoda de cambiar los tonillos fue contemporáneo de los experimentos con las válvulas. La primera trompa omnitónica (Fr. cor omnitonique) la construyó J. B. Dupont de París hacia 1815; en 1818 se patentó un modelo perfeccionado. Ambos utilizaban una bomba de varias posiciones para dirigir la corriente de aire a ocho segmentos diferentes de tubos. Charles-Joseph Sax de Bruselas fue quien construyó en 1824 las primeras trompas omnitónicas más conseguidas.

A mediados del siglo XIX, la trompa de válvulas había dado ya muestras de su potencialidad y su valía y pasó a ocupar un lugar destacado en las obras de varios compositores, especialmente Wagner. Cuando los compositores posteriores, especialmente Richard Strauss, incorporaron al repertorio partes de trompa cada vez más exigentes, se consideró que la trompa en Fa/Sib, introducida pre Fritz Kruspe en 1898, constituía la mejor solución de compromiso a los problemas de tonalidad, tesitura, timbre y cromatismo. La práctica totalidad de la música para trompa se toca hoy con este instrumento, al margen del tonillo que requiera la parte original, ya que el intérprete realiza el transporte correspondiente. La creciente utilización de instrumentos auténticos en la interpretación de la música del siglo XVIII ha contribuido, sin embargo, a un resurgimiento de la trompa natural.

AUDICIONES Y OBRAS PARA TROMPA

PINCHA EN LOS ALTAVOCES Y ESCUCHARÁS LA AUDICIÓN INDICADA

BENJAMIN BRITTEN: SERENATA PARA TENOR, TROMPA Y CUERDAS.

W.A. MOZART: "CONCIERTO PARA TROMPA Nº 3, II MOV."

C DEBUSSY: EL MAR ( DEL ALBA AL MEDIODÍA)

R. WAGNER "CABALGATA DE LAS WALKYRIAS"

M. RAVEL : PAVANA PARA UNA INFANCIA DIFUNTA

MICHAEL TIPPETT: SONATA PARA CUATRO TROMPAS

R. STRAUSS: CONCIERTO Nº 1 (OP 11)

S. PROKOFIEV: PEDRO Y EL LOBO ( TRES TROMPAS). EL LOBO.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS